¿Desde cuándo comenzó a sospechar que usted era zombie?

26/5/10

mi mamá no me permite maldecir...

Y como descubrí que lee mi blog, no pretendo avergonzarla.
Pero me siento muy enojada, más que enojada, enojadísima.
Me encuentro en el periodo de finales, los exámenes quedan calendarizados de tal forma que nos quede tiempo de estudiar entre uno y otro y que de ninguna manera queden dos exámenes el mismo día (a menos que sea una materia teórica/práctica, de ser así se presentan ambos exámenes el mismo día). En fin, presentamos un día sí y un día no. Hoy miércoles a las 7am estaba programado mi examen final de medicina legal... el doctor no llegó, no subió calificaciones, así que no sabemos quién exentó y quién no, todos estudiamos para el examen de hoy, quitándonos tiempo para el examen del viernes.
Es una falta de respeto enorme, así lo veo yo, todavía le llaman por teléfono y se atreve a tratarnos mal y nos dice que se le había olvidado que hoy tendríamos el examen. Su mamá es hombre.
Y luego, lo que me hizo enojar más fueron mis compañeros, los hombres (con sus excepciones de siempre, claro) son todos una bola de jotingos, sí así es y se los digo en su cara y se los digo en mi blog.
Qué poca hombría de verdad, dejarnos solas cuando quisimos quejarnos por miedo a que el Doc se enojara y nos pusiera un examen muy dificil.
Qué barbaridad, no lo puedo creer, últimamente a donde voltee veo hombres sin principios, cobardes, lambiscones, agachones.
Y es lo malo, si no hablamos nos van a seguir perjudicando, por eso hacen con nosotros lo que quieren, por eso nos cambian los horarios de las materias y exámenes a su antojo.
Por eso cambian el sistema de evaluación, por eso nos quieren chantajear "regalándonos créditos" para que trabajemos como esclavos (no estoy siendo dramática, nos tratan peor que esclavos) para la universidad haciendo exámenes médicos, de los cuales sale una cantidad enorme de dinero que jamás se invierte ni se invertirá en nosotros o en nuestra escuela. Y quieren taparnos la boca dándonos una cantidad ridícula para nuestra graduación, que no cubre ni el 10% siquiera.
Pero gracias bola de jotingos, muchas gracias, síganle lambisconeando, sigan cediendo, sigan agachando la cabeza.
Lo bueno es que, sin ser sexista, en nuestro grupo habemos mujeres de verdad, que exigimos justicia, un buen trato y que se hagan las cosas bien (casi todas, también tenemos una excepción, como en todo, lo bueno es que solo es una).
Y los únicos que nos apoyan, los que sí demuestran ser hombres de verdad son a los que ustedes llaman gays... pues les aviso que todos ustedes juntos no logran ser ni la mitad de hombres que ellos son.
Ustedes no son más que señoritingos y me da vergüenza por las mujeres que se casen con ustedes y por los pacientes que algún día habrán de atender.

1 comentario: